Sistema de crédito social en China: Por qué da tanto miedo.

El sistema de crédito social de China es malo: es único y forma parte de una tendencia mundial. Esto debería asustarte.

2022-11-10 / First published: 2019-10-21
Social credit system is bad - and a threat to freedom of speech.
Imagina un mundo en el que todo el mundo tira la basura, nadie cruza un semáforo en rojo y todos pagan sus impuestos para que las escuelas estén siempre bien financiadas. Esto parece una bonita utopía. Pero añada a esto cámaras de vigilancia, reconocimiento facial y la obligación de alabar siempre al gobierno. Ahora suena como una pesadilla orwelliana hecha realidad: Conoce el sistema de crédito social de China.

La forma moderna de vigilancia masiva, la vigilancia en línea, es fácil, barata e instantánea. Los resultados de la vigilancia recopilados en línea pueden agregarse y calcularse fácilmente para obtener consecuencias en la vida real, por ejemplo, para establecer un sistema de crédito social.

El gobierno autoritario de China bajo el mando de Xi Jinping es un ejemplo perfecto de un sistema de crédito social moderno. Es una herramienta muy flexible que puede aplicarse rápidamente para abordar nuevas prioridades políticas. Y esto afecta a la libertad de expresión, dando lugar a la censura y la autocensura, silenciando en última instancia cualquier forma de oposición.

En este post explicamos por qué un sistema de crédito social es malo - y no se trata sólo de China.

Sistema de crédito social

Cuando la gente oye hablar de un sistema de crédito social, todo el mundo piensa en China y en su sistema para hacer que la gente viva según las reglas del gobierno. Sin embargo, los sistemas de crédito social ya están en marcha en muchos más países, incluso aquí en Europa y América.

¿Qué tan malo es?

Por supuesto, nadie lo llama sistema de crédito social, pero si lo piensas, ya está aquí: La compañía de seguros que calcula tu prima de riesgo basándose en la información recogida en las redes sociales. El banco que calcula tu credibilidad financiera y, por tanto, tus tipos de interés, a partir de la información que le proporciona la Schufa(sistema alemán). AirBnB y Uber que deshabilitan las cuentas, por ejemplo, si el propietario de una vivienda o un conductor te denuncian por "mal comportamiento", sin darte opción a recurrir.

Estos son sólo algunos ejemplos que muestran claramente que ya se ha establecido algún tipo de sistema de crédito social, no sólo en China, sino también en Europa y en Estados Unidos.

Hay empresas que recopilan información sobre usted que conlleva consecuencias basadas en esta información.

La única diferencia con la inminente versión china es que aún no está interconectada. Si Uber te bloquea, puedes seguir utilizando un taxi. Si un seguro te pide una prima alta, puedes intentar conseguir otro. Pero, ¿y si esto cambia?

La web es una máquina de vigilancia

Tal y como están las cosas hoy en día, eres lo que pinchas. En cuanto accedes a internet, todo lo que haces es rastreado por tu navegador, por terceros, por las cookies, por casi todos los sitios en los que te conectas (Google, Facebook, etc.).

Todo Internet es una máquina de vigilancia. Los datos que das libremente se agregan y se crea un perfil sobre ti. Hasta ahora, este perfil "sólo" se utiliza para la publicidad dirigida. Pero bien podría utilizarse para crear el llamado "sistema de crédito social".

Las consecuencias ahora mismo no son agradables, pero tampoco demasiado malas: los anuncios que se te muestran podrían llevar a productos y servicios demasiado caros porque tu perfil sugiere que estás dispuesto a pagar demasiado por estas cosas. Ya sea porque eres un fanático, o porque te gusta la comodidad de una compra rápida, o simplemente porque tienes demasiado dinero y, por tanto, no te importa.

Ahora mismo es fácil filtrar las consecuencias de esta forma de vigilancia online simplemente instalando un bloqueador de anuncios.

Sin embargo, la gran cantidad de datos combinada con la inteligencia artificial abre la puerta a un seguimiento y un abuso de datos sin precedentes: El escándalo de Clearview lo demuestra de la peor manera posible.

Vigilancia interconectada

Ahora mismo, cada empresa y cada organismo público sólo dispone de un subconjunto de datos. Sin embargo, este conjunto de datos crece constantemente y los corredores de datos utilizan y abusan de estos datos. Además, es muy probable que en el futuro todos los datos disponibles en línea estén conectados.

Si usted utiliza varios servicios de Google, esto ya está ocurriendo. Sin embargo, con una mejor tecnología de rastreo, las empresas tecnológicas encontrarán la manera de conectar tus datos recopilados en todos los servicios: Tu perfil de usuario de Google se fusionará con tu perfil de Facebook, que a su vez se fusionará con el de tu seguro, y así sucesivamente.

Y eso es exactamente lo que da miedo del sistema de crédito social chino: Los medios de comunicación occidentales sugieren que esta fusión de información ya se está realizando en China. La conexión de un montón de información sobre personas individuales que lleva a una puntuación individual que, o bien les ayuda a conseguir las cosas que quieren en la vida, o bien les impide las mismas.

En cuanto esto ocurra, en cuanto todos los datos estén conectados y se establezca un perfil sobre ti, será muy difícil cambiar este perfil.

La vigilancia tiene consecuencias en la vida real

Este perfil virtual suyo tendrá consecuencias en la vida real: Puede que no consigas el préstamo que necesitas para comprar una casa por tener una mala puntuación de crédito social. Puede que no consigas un seguro de coche y, por lo tanto, te veas obligado a utilizar el transporte público.

La mayoría de la gente piensa que estas consecuencias no les afectarán porque llevan una buena vida. Al fin y al cabo, ese es el objetivo de cualquier sistema de este tipo: obligar a la gente a llevar una buena vida. ¿Y qué hay de malo en esto?

Definición de "bien

El problema es la definición de "bueno": Para las empresas, "bueno" puede significar personas que son clientes recurrentes, que compran mucho y gastan demasiado.

Para los gobiernos, "bueno" puede significar gente que sigue las reglas y no habla. Nunca. No importa lo que el gobierno decida.

Ciencia ficción distópica

Why a social credit system is bad? It sounds like a dystopian nightmare come true.

Aunque todo esto suena a ciencia ficción distópica, como el libro "1984" o como un episodio de la serie de televisión británica "Black Mirror", la forma en que funciona actualmente Internet hace que ese escenario parezca mucho más probable que hace dos décadas.

El Big Data -con todos los avances que promete a la sociedad- también viene con una amenaza muy grande: en el futuro, los gobiernos y las empresas tendrán el poder de saber todo sobre nosotros.

¿Por qué es malo un sistema de crédito social?

Un sistema de crédito social

  • Definirá la vida de las personas, limitando sus opciones de vida
  • Llevará a la desigualdad
  • Influirá en el comportamiento de las personas y en la autocensura
  • Dañará la libertad de expresión

Un sistema de crédito social utiliza todos los datos disponibles sobre las personas para aplicar puntuaciones. En función de estas puntuaciones, las personas pueden obtener un préstamo o no, pueden ir a la universidad o no. Lo malo del sistema de crédito social es que las personas no pueden recurrir la puntuación. Define su vida, limita sus opciones de vida y conduce a la desigualdad.

Como todo el mundo sabe cómo le afecta la puntuación, un sistema de crédito social también influirá en el comportamiento de las personas. Tanto si quieres complacer a una empresa con la esperanza de conseguir un mejor trato como a un gobierno, cualquier forma de sistema de crédito social llevará a la autocensura.

Ya no publicarás en las redes sociales tus fotos de la fiesta de anoche por miedo a que te suba el seguro médico. O ya no publicarás las fotos de la manifestación a la que fuiste por miedo a que tu gobierno no te deje ir a la universidad.

Y lo que es peor: puede que dejes de salir de fiesta o de ir a las manifestaciones.

Al final, esto llevará a la autocensura a un nivel que nunca hemos visto antes. Alimentada por la vigilancia general en línea, la mayoría de la gente tratará de presentarse de la mejor manera posible, siempre y en todas partes, incluso en sus conversaciones privadas.

La libertad de expresión se ve socavada

La libertad de expresión está protegida por la mayoría de las constituciones, y esto por una muy buena razón. Sólo con la libertad de expresión podemos debatir libremente sobre cualquier tema, desarrollar nuevas ideas y convertir nuestras democracias en lugares mejores para todos.

Cualquier sistema de crédito social -ya sea privado o público- es malo para la libertad de expresión.

Aunque en nuestras democracias occidentales no hay ningún actor estatal que intente implantar un sistema de este tipo, la amenaza sigue acechando.

Mientras que percibimos el sistema de crédito social chino como "malo", porque un gobierno no democrático lo utiliza para hacer que sus ciudadanos sigan las reglas, los sistemas privados que están surgiendo actualmente en nuestras sociedades no son mejores.

La libertad de expresión necesita privacidad

Por eso la libertad de expresión y la privacidad están interrelacionadas. Sólo si puedes mantener la privacidad de tus datos privados, es imposible que los agentes estatales o las empresas recojan tus datos y creen un perfil sobre ti.

Por desgracia, las empresas tecnológicas son mucho más rápidas en el desarrollo de aplicaciones y servicios de vigilancia que los agentes estatales en la elaboración de leyes para proteger nuestro derecho a la privacidad, como el GDPR europeo, por ejemplo.

En este momento, la única opción que tenemos para protegernos de la minería de datos extensiva es elegir servicios que protejan nuestra privacidad. Para empezar, aquí están nuestras recomendaciones sobre cómo dejar atrás los servicios de minería de datos como Google y Facebook.

¡Lucha con nosotros por nuestro derecho a la privacidad!

Tutanota team


¿Qué es el sistema de crédito social de China?

El Sistema de Crédito Social de China se basa en una amplia vigilancia gubernamental que se utiliza para "calificar" a los ciudadanos. Comprende:

  1. Vigilancia extensiva de toda la población
  2. Una puntuación social calculada sobre la base de estos datos de vigilancia
  3. La puntuación social define la vida de las personas

En China, el gobierno hace un seguimiento de las personas de muchas maneras, lo que le permite calcular una puntuación de los individuos en función de su comportamiento. Varios factores, como "si han pagado sus impuestos", "si se han saltado un semáforo en rojo" o "si han publicado comentarios negativos sobre el gobierno en las redes sociales", influyen en esta puntuación. En función de esta puntuación, las personas pueden incluso entrar en la lista negra del gobierno. Como resultado, no pueden reservar billetes de tren, ir a la universidad u obtener un préstamo.

Así pues, el sistema de crédito social chino decide directamente sobre cómo puede llevar la gente su vida. La presión ejercida por el sistema hace que la gente actúe de acuerdo con las expectativas del gobierno y se silencia cualquier forma de oposición.

La forma en que el sistema chino juzga directamente a las personas es única. La gente no tiene opción de apelar al proceso, básicamente se les condena sin juicio - y esto es lo que hace que el sistema sea tan terriblemente aterrador.

Historia

En 2020, el sistema de crédito social chino, que se está desarrollando y probando desde 2009, pretende estandarizar la evaluación de la reputación económica y social de los ciudadanos y las empresas, o "crédito social".

Con este sistema, las personas y las empresas pueden ser rastreadas y evaluadas por su fiabilidad. El sistema de crédito chino está estrechamente vinculado al sistema de vigilancia de China con el reconocimiento facial, el análisis de big data y la IA.

Conozca aquí cómo funciona el reconocimiento facial y cómo detenerlo.

El sistema de crédito social es comercializado por el Partido Comunista de China de Xi Jinping a su pueblo como una gran mejora para la sociedad en su conjunto. El objetivo es que las personas y las empresas sean más honestas, para luchar contra la corrupción, y para que la sociedad en general funcione mejor y sea más estable.

La idea que subyace es comprensible: A medida que disminuyen las redes sociales y aumenta el anonimato en las ciudades, disminuye también la presión social para comportarse de forma aceptable. China sustituye ahora esta presión social por el Sistema de Crédito Social para que la gente, incluso cuando vive en el anonimato en cualquier ciudad, se comporte de forma aceptable.

Poder sobre la gente

China, sin embargo, es un país autocrático. Aquí el poder no reside en el pueblo, sino que el gobierno quiere tener el máximo poder sobre el pueblo. No está permitido oponerse al Partido Comunista Chino. Los activistas y los periodistas de investigación tienen una posición muy difícil en la sociedad china, y el Sistema de Crédito Social lo empeorará aún más.

El Sistema de Crédito Social tiene mucho potencial para mejorar la sociedad en la superficie, mientras que en el fondo destruye la confianza de la gente en el gobierno y la sociedad en su conjunto. Al fin y al cabo, el sistema socava el Estado de Derecho.

La gente puede entrar en la lista negra con facilidad, lo que tiene graves consecuencias en la vida real. Cualquiera que esté en una lista negra, es incluido en ella instantáneamente. No hay juicio en los tribunales. Las personas y las empresas pueden recurrir contra la inclusión en la lista negra o contra la obtención de un mal crédito.

Pero el concepto de "inocente hasta que se demuestre lo contrario" se invierte: tienen que demostrar que son inocentes.

Como el Sistema de Crédito Social va de la mano de uno de los peores aparatos de vigilancia, vulnera derechos legales como el derecho a la reputación, el derecho a la intimidad y el derecho a la libertad de expresión.

Millones de personas en la lista negra

Los factores negativos para la calificación crediticia han sido diferentes en el pasado, dependiendo del lugar donde se viva, pero se supone que en el futuro se racionalizarán en toda China. Los factores negativos incluyen:

  • Comportamiento financiero deshonesto y fraudulento
  • Tocar música alta
  • Violación de las normas de tráfico
  • Reservar en restaurantes y no presentarse
  • No clasificar correctamente sus residuos
  • Utilizar fraudulentamente las tarjetas de identificación del transporte público de otras personas

Los factores positivos, en cambio, son:

  • Donar sangre
  • Donar a organizaciones benéficas
  • Ser voluntario en servicios comunitarios

Según Wikipedia, a las personas incluidas en la lista negra ya se les prohíbe utilizar el transporte público: Por ejemplo, se han denegado 26,82 millones de billetes de avión y 5,96 millones de billetes de tren de alta velocidad a personas consideradas "poco fiables (失信)".

Además, parte de la información personal de las personas incluidas en la lista negra se pone deliberadamente a disposición de todo el mundo y se expone en línea, así como en diversos lugares públicos, como cines y autobuses. Algunas ciudades también han prohibido a los hijos de residentes "poco fiables" asistir a escuelas privadas e incluso a universidades.

Una forma moderna de poner a la gente en la picota.

¿Quién está en la lista negra?

Todos los ciudadanos y todas las empresas de China tienen que preocuparse ahora de ser incluidos en la lista negra del Sistema de Crédito Social. Como el estado de derecho no se aplica al sistema, la gente puede incluso entrar en la lista negra por accidente. Entonces, es su deber demostrar su inocencia, y no al revés. Esto puede hacer la vida de muchas personas muy difícil.

Las consecuencias para las personas que figuran en la lista negra pueden ser muy similares a las de las personas que son acusadas inocentemente sobre la base de los datos de seguimiento de la ubicación, como demuestran estos dos ejemplos de Estados Unidos.

Además, China también utiliza el sistema para crear listas negras de personas que se oponen al gobierno. Según The Globe and Mail, una de las primeras personas incluidas en la lista negra fue Liu Hu, un periodista chino que escribía sobre la censura y la corrupción del gobierno.

Liu fue incluido en una lista de personas deshonestas sujetas a la aplicación de la ley por el Tribunal Popular Supremo como "no cualificado" para comprar un billete de avión, y se le prohibió viajar por algunas líneas de tren, comprar propiedades o pedir un préstamo.

"No hubo expediente, ni orden policial, ni notificación oficial previa. Simplemente me cortaron las cosas a las que antes tenía derecho", dijo a The Globe and Mail.

"Lo que realmente da miedo es que no hay nada que puedas hacer al respecto. No puedes informar a nadie. Estás atrapado en medio de la nada".

Author
Black and white picture of Matthias thinking and looking to the right side.
Matthias es cofundador y desarrollador de Tuta, que se centra en el desarrollo de backend, la arquitectura y el procesamiento de correo electrónico. Escribe código y comentarios políticos para luchar por nuestro derecho humano a la privacidad. Quiere crear una plataforma de colaboración en la nube encriptada que sea tan fácil de usar y tan segura que bloquee a todos los espías. Todos merecemos una Internet mejor, una en la que la privacidad sea la norma.
Artículos más leídos
Latest posts